Interoperabilidad

El origen del IFC es en 1994 y quien lo desarrolló y fomenta es el Building Smart. Antiguamente esta organización era llamada “International Alifc logoliance for Interoperability”

IFC son las siglas de Industry Foundation Classes, un estándar común para el intercambio de datos en la industria de la construcción que permite compartir información independientemente de la aplicación de software que se esté utilizando. Los datos utilizados durante todo el ciclo de vida de un edificio permanecen almacenados y pueden usarse nuevamente para múltiples propósitos, sin necesidad de subirlos una segunda vez.

El IFC es un formato de archivo basado en objetos, desarrollado por buildingSMART International, cuyo objetivo principal es el de facilitar la interoperabilidad dentro del sector de la construcción y se utiliza en proyectos basados en BIM. Es la mejor opción para trabajar con formatos de archivo estandarizados y será necesaria para propietarios y proyectos en un futuro cercano.

Usos del IFC

Con el uso de BIM en aumento, el intercambio de información se está convirtiendo en un requisito, incorporado incluso en el denominado Plan de Ejecución BIM o BEP. En realidad, hoy en día existe una calidad variable de los importadores y exportadores de herramientas BIM, y la mayoría de ellos requieren configuraciones personalizadas. Sin embargo, como todas las herramientas y tecnologías, IFC tiene sus fortalezas y debilidades. Es importante estar familiarizado con ellos para saber cómo usar IFC correctamente.
Hoy en día, el formato IFC se utiliza para el diseño(visualización y detección de choque) y la fase de construcción. Durante la primera etapa, el equipo de diseño podrá fusionar o referenciar modelos de disciplina independientemente de la aplicación original. Los archivos IFC también se usan para importar datos de una aplicación a otra. Sin embargo, este proceso implica una pérdida de datos e inteligencia del objeto. Tener un edificio virtual en formato abierto permite a los contratistas hacer el primer acercamiento al diseño y organizar el cronograma.
Una vez exportamos, el modelo IFC contiene no sólo la geometría del edificio y los datos del edificio, sino también toda la información contenida en los archivos nativos BIM. Al exportar los datos nativos a un archivo IFC, los datos pueden transferirse entre aplicaciones. Esta operación es gratuita y está bien documentada, y permite su uso por cientos de otras herramientas y aplicaciones BIM.

La estructura de un modelo IFC

Un modelo contiene datos geométricos y no geométricos sobre el proyecto de construcción. Por ejemplo, una ventana se clasifica en el dominio del edificio y el sistema como una ventana. Este elemento contiene atributos y propiedades adjuntos, por ejemplo, instrucciones de mantenimiento, número de modelo, tamaño, etc.
Las propiedades tienen una estructura específica y se reúnen alrededor de los llamados ‘conjunto de propiedades’. Algunos de ellos se definen en el BEP o en el estándar IFC. Sin embargo, IFC también tiene otras formas de agrupar elementos, por ejemplo, los que funcionan juntos como el suministro de agua, la entrada de aire, etc.
Las relaciones entre los elementos del edificio también están definidas por IFC. Algunos de estos enlaces se utilizan para crear conexiones como las comentadas anteriormente, como tipos, conjuntos de propiedades, etc. … y el resto de ellos se utilizan para describir cómo los componentes de construcción se convierten en el edificio mismo. Normalmente, las conexiones incluyen tanto la estructura espacial como la forma en que los espacios se agrupan en zonas

Proyectos públicos en BIM

Day(s)

:

Hour(s)

:

Minute(s)

:

Second(s)